Qué está frenando el avance de la HMI móvil?

El avance en el mundo industrial es lento pero por buenas razones.

 

Qué está frenando el avance de la HMI móvil?

 

Las HMIs móviles han sido tema de discusión en todas partes y desde hace muchos años, lo que incluye los sistemas propietarios montados en un casco con sus más de diez años de historia. Sin embargo, a pesar de todo el marketing de HMI con el eslogán ‘en cualquier lugar, en cualquier momento’, no se observa todavía mucha penetración más allá del panel cableado más tradicional.

La incongruencia está en que la mayoría de nosotros tiene un teléfono inteligente que lo usa todo el tiempo para mucho más que un simple teléfono o una simple cámara.

Aparte de la tradicional renuencia a la hora de adoptar nuevas tecnologías, ¿cuáles son algunas de las razones y los desafíos que enfrenta la HMI móvil? Sin ningún orden en particular, lo que viene rápidamente a la mente tiene que ver con ciberseguridad, integración, seguridad intrínseca, cobertura y gestión de riesgos. Veamos un poco más en detalles estos temas.

La ciberseguridad es, por cierto, un tema a tener en cuenta para cualquier dispositivo conectado y especialmente para un dispositivo conectado a un sistema de control, ya que muchos dispositivos móviles, tales como tablets y teléfonos, no tienen el mismo nivel de protección de hardware y software que un sistema cableado dedicado.

La ciberseguridad wireless está mejorando a pasos agigantados con puntos de acceso, listas blancas y negras, etc., pero, a menos que el uso de los dispositivos móviles esté restringido (es decir, sólo con un sistema de control), es muy probable que se los use para acceder a información segura y no segura en el mismo hardware, aumentando así la posibilidad de que resulten comprometidos.

La integración es necesaria en múltiples niveles. Si lo que se busca aceptar ‘cualquier’ dispositivo, los administradores de sistemas tendrán que soportar, por ejemplo, sistemas Android, Linux y Windows en equipos de Apple, Google, Samsung, Nokia, Huawei, etc., así como también dispositivos industriales diseñados para un entorno de planta (polvo, humedad, etc.).

Hoy en día se dispone de computadoras, tablets y teléfonos robustecidos, incluyendo unidades intrínsecamente seguras, que facilitan su uso en cualquier lugar, de modo que el problema del entorno de planta puede solucionarse a un cierto costo y con dispositivos no tan comunes en el mercado.

Otro desafío de la integración es la propia interface. Afortunadamente, la mayoría de las HMIs se acerca a una presentación basada en la web, mientras los estándares internacionales respaldan la consistencia en casi cualquier plataforma, desde una pantalla de pared multipanel hasta un teléfono inteligente. Es un desafío que parece estar bien solucionado.

Otro tema importante es la cobertura, o sea la necesidad de instalar una infraestructura que puede limitar la incorporación de dispositivos wireless. Una vez instalada la infraestructura sin licencia en el lugar, casi todo tendrá que usar el espectro de 2,4 GHz, por lo que es necesario también elaborar un plan para administrar los canales disponibles a fin de garantizar que sus mensajes prioritarios sean enviados antes que el resto del tráfico.

Por ejemplo, la actualización de una HMI, la señal de WSN, la medición de la vibración de mantenimiento y el acceso a los manuales de mantenimiento, listas de verificación de desplazamiento, etc., son todos casos de uso de una infraestructura de roaming de HMIs y wireless.

Se estima que en los próximos cinco años, esto dejará de ser un problema gracias a distintas redes 5G, banda ancha móvil mejorada (eMBB), comunicación masiva de tipo máquina (mMTC) e implementaciones de comunicaciones ultraconfiables de baja latencia (URLLC).

Y ahora el mayor desafío: la gestión del riesgo. La mayoría de las instalaciones tratan de asegurarse de que el sistema haya incorporado suficientes medidas de seguridad para permitir una operación remota sin supervisión.

Los sistemas SCADA son un buen ejemplo de este concepto, con detección de ocupación más cámaras para garantizar que, si alguien está presente, se dispone de comunicaciones para evitar lesiones a partir de la operación remota de equipos, o que la persona que realiza el cambio se encuentre lo suficientemente cerca del proceso como para tomar conciencia de los peligros locales.

Los perfiles de uso serán cada vez más importantes y podrán incorporar reconocimiento de la ubicación como parte de ese perfil para evitar que alguien opere accidentalmente una planta desde su casa en su dispositivo móvil.

Por todas estas razones, la HMI móvil es otro de los ejemplos de marketing versus implementación en el sector de automatización. Aun así, se estima que el uso de HMIs móviles seguirá creciendo, aun cuando la tasa de ese crecimiento sea probablemente menor a lo que sugieren los estudios de mercado.

 

Preparado por Ian Verhappen, gerente senior de proyectos de automatización en CIMA+.

Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2019 12:35
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.