Los robots avanzan

 

Agarrar y colocar una pieza de trabajo, soldar piezas o pintar un componente: hasta ahora, los robots solían seguir una única secuencia operativa programada. En el entorno de producción del mañana, se moverán libremente y respaldarán a los empleados de manera flexible en distintas estaciones de trabajo. El proyecto ARIZ (‘Trabajar en la industria del futuro’) investiga de qué manera podrán operar hombre y máquina de manera segura en el mismo espacio de trabajo.

 

 

Allí donde antes solía haber una jaula protectora, hoy en día un robot ensamblador y un trabajador se encuentran uno al lado del otro en la instalación de producción. El robot pasa el cuerpo de la válvula al trabajador para su posterior procesamiento. Cuando todas las partes han sido terminadas, la máquina es llevada a otra estación de trabajo donde asiste en la inspección de calidad de placas de circuito impreso. Si el humano se acerca demasiado, el robot se detiene inmediatamente, por lo que no hay ninguna colisión indeseada. Este escenario futuro se está probando en la práctica en el proyecto de investigación ARIZ (‘Trabajar en la industria del futuro’).

 

Los robots avanzan
Cooperación humano-máquina: el asistente robot respalda al empleado de producción relevándolo de las tareas manuales monótonas o ergonómicamente adversas.

 

Uno de los principales objetivos del proyecto es desarrollar el robot como un ‘trabajador móvil’ flexible y versátil que puede servir en una amplia variedad de lugares de trabajo para relevar a los trabajadores, asistiéndolos y realizando las tareas monótonas y ergonómicamente repetitivas.

El asistente robot estará conectado en red con el sistema informático superior para que pueda acceder a la información por sí mismo y, por lo tanto, facilitar la configuración para los operadores. De esta manera, cuando se trata de tareas de agarre, por ejemplo, los empleados sólo tendrán que ingresar las dimensiones del objeto a agarrar, con lo que el robot quedará listo para la acción.

 

 

A la hora de trabajar juntos hombre y máquina en el mismo espacio de trabajo y sin jaula protectora, lo primero es la seguridad. El robot se detiene por completo tan pronto alguien se acerca demasiado, lo cual es posible gracias a un elemento sensor altamente sensible colocado en su brazo. El sensor alerta automáticamente al robot cuando una persona ingresa en su vecindad inmediata y lo desconecta. Sólo cuando el colega humano se encuentre lo suficientemente lejos, el asistente robot vuelve al trabajo.

Desde la apertura de su Planta de Tecnología de Scharnhausen en 2015, Festo ha ido ganando experiencia en la interacción de trabajadores de producción y robots. Se le permite a un robot ensamblador trabajar junto a personas sin valla de seguridad, lo que alivia el trabajo de sus colegas humanos en el ensamblado de válvulas y se encarga de las tareas agotadoras y onerosas de agarre y unión. Además, un robot APAS de Bosch respalda la inspección de calidad de placas de circuito impreso.

 

Los robots avanzan
Un robot APAS de Bosch respalda a los empleados en la Planta de Tecnología de Scharnhausen en la inspección de calidad de placas de circuito impreso.

 

Modificado por última vez en Martes, 20 Agosto 2019 17:26
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.