De la producción automatizada a autónoma

De la producción automatizada a autónoma

 

Somos testigos de grandes avances en la transformación digital de las industrias de manufactura y de proceso. Gracias a las tecnologías informáticas del futuro, tales como inteligencia artificial, realidad aumentada y computación de borde, las empresas están, hoy en día, a las puertas de la manufactura autónoma.

 

La manufactura del futuro es un sistema ciberfísico autónomo que se optimiza a sí mismo continuamente. Las máquinas autónomas y los robots son capaces de aprender y pueden interpretar su entorno. Dentro de determinados límites, se adaptan a una gran variedad de condiciones y requerimientos cambiantes y pueden tomar decisiones.

Todo esto gracias a tecnologías informáticas, tales como inteligencia artificial, realidad aumentada y computación de borde.

 

Automatización inteligente

La inteligencia artificial es una palanca decisiva a la hora de aumentar la productividad en un sistema de automatización de manufactura.

La inteligencia artificial permite que las máquinas puedan realizar trabajos que antes sólo podían ser realizados por los humanos. Con las tecnologías de inteligencia artificial, la industria de manufactura podrá aumentar la eficiencia y optimizar todas sus operaciones.

Por ejemplo,  es posible implementar inspecciones visuales de la calidad y análisis en base a modelos para mejorar la calidad, mientras los sistemas autónomos de manipuleo o transporte permiten aumentar la flexibilidad de manufactura. Por su parte, la detección de anomalías y el monitoreo de condiciones facilitan la planificación del trabajo de mantenimiento preventivo para minimizar las paradas.

En el futuro, la realidad aumentada permitiría reformular por completo los procesos complejos de desarrollo y manufactura de productos gracias a la simulación digital de un producto o de la información. La flexibilidad y eficiencia de los procesos de manufactura manuales podrán aumentarse desplegando instrucciones paso por paso e información en tiempo real acorde a las necesidades del usuario.

Por su parte, la informática de borde se está convirtiendo en una tecnología cada vez más aceptada para recolectar, gestionar y analizar datos de producción en redes locales.

Con los dispositivos y apps de borde de alta performance, los usuarios podrán aprovechar totalmente el potencial de los modelos de servicio basados en la Internet. La informática de borde ofrece actualizaciones y modificaciones en forma remota, aumenta la transparencia y mejora la eficiencia global de los equipos utilizando una gran variedad de fuentes de datos y KPIs.

 

siemens.com/futureofautomation

Modificado por última vez en Jueves, 19 Septiembre 2019 16:07
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.