Pensamientos para después de COVID-19

Pensamientos para después de COVID-19

Es el tema acerca del cual más se habla y escribe en estos tiempos. Cualquier sitio que visite, revista o periódico que lea, todos hablan de COVID-19, el virus que de repente cambió nuestras vidas y el mundo en su totalidad. Nadie duda de que habrá un pre-COVID-19 y un post-COVID-19, de la misma forma que hubo un pre-9/11 y un post-9/11.

Pero fue un cambio tan repentino e impactante que nadie estaba preparado. Nuestra vida será diferente y también lo serán nuestras empresas y negocios.

En Italia, por ejemplo en una empresa de software, todo sucedió muy rápidamente, tal vez por no haber reconocido las señales o quizás por subestimarlas. En unos pocos días, se pasó de la vida y los negocios normales a un aislamiento casi completo. Fue necesario adaptarse rápidamente a las nuevas condiciones, con todos los empleados trabajando en forma remota. Por cierto que esto no tuvo nada de especial ya que muchas empresas tienen un modelo de negocio basado en trabajo remoto. La tecnología está ampliamente disponible y, después de todo, por ejemplo en una empresa de software, se suelen usar herramientas de colaboración y trabajo remoto. ¡Pero el problema no es tecnológico! Es cultural y organizacional. Las personas necesitan estar preparadas y capacitadas para trabajar desde la casa.

Una empresa necesita una variedad de procesos para organizar y gestionar el negocio, que no es algo que se aprenda de la noche a la mañana. Pero esta emergencia implica que todos pusieran un esfuerzo extra para convertir hábitos, espacios hogareños y relaciones diarias con familiares para trabajar desde la casa y ser productivos. Sin lugar a dudas, significa una gran inversión en una nueva infraestructura informática para evitar cualquier problema técnico.

Al día de hoy, por el aislamiento provocado por COVID-19, se fue acumulando un buen aprendizaje acerca de cómo mirar hacia el futuro tratando de pronosticar lo que pueda ocurrir y cómo se debe seguir adelante:

 

El trabajo remoto es bueno (pero no perfecto)

El software facilita el trabajo en forma remota. La productividad, la mayoría de las veces, puede ser la misma. Y hay veces que incluso puede aumentar, especialmente en tareas técnicas donde la concentración marca la diferencia. Sin embargo, las tareas de colaboración tienden a verse afectadas ya que la colaboración cara a cara es más efectiva, la mayoría de las veces. Del otro lado, la necesidad de programar reuniones se vuelve más pragmática y puntual.

 

Sólo trabajar en forma remota puede ser difícil de sostener a largo plazo

Después de trabajar un tiempo en forma remota, hay gente a quien le gustaría volver a la oficina, al menos parcialmente. Trabajar solo desde la casa puede llegar a ser alienante. Tal vez por estar en una situación de aislamiento, cuando es muy difícil separar el tiempo de trabajo del tiempo personal. Toda nuestra vida se desarrolla dentro de la casa sin posibilidad de escapar después de un día completo de trabajo. Quizás no sea alienante el trabajo remoto, sino tan sólo la cuarentena.

 

Si planifica hacer un cambio... hágalo

Se puede tardar varios meses en la adopción del trabajo remoto, pero esta planificación no es una pérdida de tiempo. Hay repercusiones muy serias (ciberseguridad, seguridad, leyes laborales, gestión del desempeño, etc.) y es necesario asegurarse de que se encaran correctamente.

 

Veamos ahora los pronósticos para el futuro:

 

Las cosas serán diferentes

Es difícil imaginar que las cosas vuelvan a ser exactamente como eran antes. El cambio ha sido profundo y repentino, y duró lo suficiente como para desarrollar nuevos hábitos de trabajo. Es difícil predecir cómo estaremos en seis meses. Las empresas y las personas definitivamente querrán conservar parte de lo bueno que hubo en este cambio, pero no podrán conservar todo lo bueno que hubo. Tan pronto desarrollemos nuevos hábitos, también comenzaremos a desarrollar de nuevo algunos malos hábitos. El trabajo será una mezcla de lo nuevo y lo viejo, pero sin poder predecir el porcentaje de cada parte. Es necesario aprovechar los buenos cambios obligados y no perder el impulso conseguido. Y aun cuando esta situación haya sido terrible, se la puede considerar una gran oportunidad para reinventarnos a nosotros mismos y reinventar nuestros negocios.

 

La industria de manufactura será diferente

Hay consenso de que la industria de manufactura necesita cambiar considerablemente. Una de las cosas que muestran una seria debilidad es la globalización. Las cadenas de suministro globales fueron interrumpidas y profundamente afectadas; en definitiva, serán las que más tardarán en recuperarse ya que la crisis no se distribuye de manera uniforme por todo el mundo. Diferentes regiones se encuentran en distintas etapas de la crisis y muchos suponen que habrá múltiples olas de esta pandemia, por lo que una o más áreas del mundo estarán en modo de crisis durante mucho tiempo. Puesto que la solidez de una cadena de suministro depende de la solidez de su eslabón más débil, la mayoría de las cadenas de suministro a nivel mundial se verán afectadas.

Los gobiernos ya están hablando de retomar iniciativas. De nuevo, no se podrá pasar directamente del negro al blanco, y la situación final no será la que se prevé en este momento, ya que se basa en un análisis muy emocional. Pero es razonable pensar que las cadenas de suministro cambiarán y habrá una tendencia a ser más locales, lo cual requerirá un rediseño y una reorganización de la producción, generando importantes inversiones en automatización y sistemas MES.

 

Los humanos son débiles

Estábamos dominando el mundo y fuimos derrotados por un virus invisible. Durante años, nos preparamos para luchar unos contra otros. Corremos para dominar la naturaleza. Pero tan sólo en unas pocas semanas, la naturaleza nos derrotó, mostrándonos cuál es nuestro lugar en el planeta.

Tenemos que aprender mucho de esto. Lo que ya aprendimos es que el factor humano es tan importante como crítico. En los próximos meses, y probablemente años, cambiará la forma en que los humanos estarán presentes en las fábricas. Es razonable pensar que muchas empresas invertirán en tecnología para reducir la dependencia de los humanos. Lo que era una tendencia relacionada con ganar eficiencia, ahora la tendencia es preservar la continuidad del negocio.

 

Lo digital es bueno

La digitalización fue una de las principales tendencias de los últimos cinco años. Pero en los últimos años, descubrimos cuán crítica es. Además de los muchos negocios que pudieron sobrevivir por ser ya digitales o poder digitalizarse rápidamente, nuestra vida social pudo sobrevivir por ser digital – piensen tan sólo en el tremendo crecimiento de las plataformas de reuniones web en nuestra vida privada.

Hoy en día miramos la digitalización desde una perspectiva diferente y le damos un significado diferente. Es razonable pensar que muchas empresas invertirán en acelerar su proceso de digitalización o comenzar uno. Está claro que ya no se trata de una buena herramienta, sino obligatoria.

 

La ciberseguridad (y continuidad) es algo necesario

A medida que crece la adopción de sistemas digitales y el trabajo remoto, aumenta la importancia de la ciberseguridad. La protección contra cualquier tipo de riesgo que pudiera afectar la disponibilidad y el desempeño de las conexiones de red es un aspecto crítico. En estas últimas semanas, ¿se imagina nuestra vida laboral y privada sin conexiones a una red VPN o Internet seguras y que funcionen?

Tal vez todo lo mencionado sean consideraciones bastante banales. Pero es importante comenzar a compartir nuestra propia perspectiva y ponerla en un factor común. Los posibles cambios que traerá esta crisis son tan enormes e impactantes que habrá que trabajar juntos y compartir todo posible conocimiento para salir de ella y, con suerte, encontrarnos a nosotros mismos y a nuestros negocios en una posición segura y (por qué no) competitiva.

Hoy en día no es posible tener todas las respuestas y la incertidumbre se prolongará por mucho tiempo. Es por esta razón que se debe mantener la comunicación y el intercambio de ideas.

 

Preparado en base a una presentación de Luigi De Bernardini, CEO de Autoware y presidente de Autoware Digital.

Modificado por última vez en Martes, 16 Junio 2020 14:29
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.