MES ha muerto, IIoT ha llegado… ¿Es tan así?

MES ha muerto, IIoT ha llegado… ¿Es tan así?

Durante décadas, las empresas han lidiado con la cuestión de cuándo y cómo abordar la implementación de un sistema MES (Manufacturing Execution System). ¿Es una cuestión de negocio? ¿Se puede poner personal clave en un proyecto de dos años? ¿Cómo se mantendrá el sistema? Ahora, con la irrupción de IIoT (Industrial Internet of Things), ¿conviene olvidarse del MES y concentrarse en esta nueva tecnología?

La respuesta a todas estas preguntas es: ¡Depende!

Según Desmond Savage, miembro activo de MESA (Manufacturing Enterprise Solutions Association), los factores a considerar para decidir entre MES e IIoT dependen del alcance de la iniciativa informática en el proceso de manufactura. Si el alcance se limita sólo a una o dos funciones, tales como recolección de datos y elaboración de dashboards, IIoT por sí sola podría ser suficiente. Pero si es necesario combinar reglas e integraciones de negocio con otros sistemas de empresa, MES lleva las de ganar.

En definitiva, depende de lo que hay instalado en cuanto a sistemas. Si no hubo inversión en un MES, IIoT ofrece una plataforma que puede generar retornos rápidos sin una interrupción importante en los procesos de manufactura existentes. Pero si ya hay una inversión en un MES, eliminarlo sería muy perjudicial y alcanzar el statu quo con IIoT podría llegar a ser muy difícil.

IIoT quizás pueda ser usado para armonizar las desconexiones existentes entre plantas, convirtiendo los silos de datos en información procesable que puede ser analizada por los servicios de nube.

El nivel de regulaciones que afectan el sector industrial es otro factor importante. Hoy en día, IIoT carece del test del tiempo, mientras que MES ha estado sometido a las auditorías regulatorias más estrictas y brilla en la gestión de operaciones de manufactura de una empresa. Además, MES ha venido evolucionando a nivel industrial y ya tiene incorporado el conocimiento y las mejores prácticas de los usuarios.

Siendo el último en llegar, IIoT todavía está evolucionando, aunque rápidamente, gracias a la naturaleza ágil de la tecnología y a la forma en que se desarrolla y se implementa el software. Sin embargo, según Desmond Savage, “hay que ver si algún proveedor de software IIoT puede demostrar una validación de software (CSV) y un sistema de gestión de calidad (QMS) asociado capaz de resistir los rigores de una auditoría de calidad altamente regulada del proveedor como lo logra un sistema MES”.

  Si los requerimientos de una empresa son flujos de trabajo complejos, interoperabilidad, un entorno regulado o la necesidad de promover estandarización, el sistema MES seguirá desempeñando un rol clave en la hoja de ruta de los sistemas de empresa. En cambio, si lo que se busca son soluciones de integración sencillas o se trata de una implementación nueva con flujos de trabajo simples, es allí donde muere MES y llega IIoT. De nuevo, todo depende de las circunstancias específicas.

  El conocimiento del proceso operativo automatizado en soluciones MES será difícil de replicar en las nuevas soluciones IIoT. IIoT, por supuesto, seguirá evolucionando y madurando, pero es poco probable que reemplace a MES por completo. Lo más probable es que estas soluciones colaboren en el futuro y aceleren los beneficios de negocio de ambas plataformas al trabajar en conjunto.

Modificado por última vez en Martes, 16 Junio 2020 14:25
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.