Ventajas de un lenguaje de fuente abierta para robots

Ventajas de un lenguaje de fuente abierta para robots

El sistema ROS (Robot Operating System) de fuente abierta ya tiene más de diez años de vida y miles de paquetes desarrollados hasta ahora. Un reporte de ABI Research de 2019 señala que, en 2024, casi el 55% de los robots del mundo incluirán un paquete ROS.

Desarrollado en 2007 en el laboratorio de inteligencia artificial de la Universidad de Stanford, ROS es una capa de middleware que puede correr en varios sistemas operativos o sin ninguno. Aun cuando no sea un sistema operativo, ROS ofrece los servicios que se esperan de un sistema operativo, tales como abstracción de hardware, control de dispositivos de bajo nivel, implementación de funciones de uso común, paso de mensajes entre procesos y gestión de paquetes.

El software en ROS ofrece flexibilidad. Organizado en paquetes, puede contener nodos, conjuntos de datos, archivos de configuración o todo lo que pueda constituir un módulo útil. Esto lo hace adecuado para distintas aplicaciones robóticas e incluso tiene el potencial de aportar sus capacidades en un hardware ya establecido en fábricas.

Tradicionalmente, cuando se agrega un robot a una operación, se lo configura con el software de fuente cerrada que viene con el hardware del robot. Este software propietario, del cual su editor u otra persona retiene los derechos de propiedad intelectual, ofrece módulos que permiten a los robots adaptarse a entornos dinámicos.

 

Ventajas de una fuente abierta

A diferencia de un software propietario, un software de fuente abierta brinda a los usuarios un acceso completo al código fuente. Si un gerente de planta quiere personalizar el programa de un robot, no sólo dispone de acceso al código, sino que también puede editarlo sin un acuerdo de licencia. De hecho, el código basado en ROS, en un programa a cargo de SwRI (Southwest Research Institute), puede usar un software de fuente abierta para acciones robóticas no preprogramadas.

Los investigadores de SwRI también desarrollaron recientemente un módulo que permite que dos robots colaboren en una tarea de manipulación. La función de estos robots se basa en datos de una nube de puntos provenientes de cámaras que imparten visión estéreo y percepción en profundidad para comprensión ambiental.

De esta forma, las posibilidades de una aplicación robótica con código basado en ROS son interminables, ya que los fabricantes podrán, por ejemplo, instalar cámaras 3D alrededor de una celda de trabajo para recolectar datos relacionados con interacciones entre robots y las partes con que se está trabajando.

 

Minimizar la obsolescencia

Un aspecto interesante es que ROS usa el estándar TCP/IP, lo que significa que es posible instalar un nuevo hardware robótico en una línea de producción sin preocuparse de que otras partes del sistema se vuelvan obsoletas, y que todos los equipos sigan ‘hablando’ uno con otro sin necesidad de una costosa reprogramación.

Desde su creación hace más de 10 años, ROS se ha convertido en una plataforma ampliamente utilizada en una gran variedad de aplicaciones robóticas, ya que tiene que ver con el futuro de la robótica al permitir que se reduzca la obsolescencia de equipos y facilitar la personalización del programa de un robot.

 

Preparado en base a una presentación de Neil Ballinger, de EU Automation.

Modificado por última vez en Jueves, 07 Enero 2021 15:31
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.