Internos de válvulas de control: Carburo sinterizado versus cerámica

Internos de válvulas de control: Carburo sinterizado versus cerámica

Son varias las características clave que hacen al diseño de una válvula de control: geometría de los internos, flujo centrado, componentes de desgaste reemplazables y materiales resistentes a la abrasión.

En cuanto a este último aspecto, hay diferencias fundamentales entre una válvula de control lineal SlurryFlo con internos de carburo de tungsteno sinterizado y válvulas comunes de control de suspensiones con internos de cerámica (tales como válvulas esféricas con puerto en V, válvulas de tapón o válvulas mariposa).

 

Carburo de silicio

Es la cerámica común que se usa en válvulas de control. En aplicaciones de servicio severo, se especifican varias cerámicas para los componentes de sus internos (esfera, tapón o disco). Las cerámicas tienen una excelente resistencia al desgaste, pero, debido a su extrema dureza, pueden ser frágiles. En consecuencia, las cerámicas son propensas a agrietarse por el impacto de sólidos (por ejemplo, piedras en el proceso). El agrietamiento puede provocar la rotura de internos y falla de la válvula.

Además, la geometría compleja de los internos de una válvula y el espesor variable del material la hacen susceptible a agrietarse en caso de choque térmico y gradiente térmico. Por lo tanto, es posible que se experimenten fallas de la cerámica sin un impacto de sólidos en el fluido. Estos eventos normalmente ocurren de repente y sin previo aviso, y pueden llevar a piezas rotas de cerámica corriente abajo.

 

Carburo de tungsteno sinterizado (STC)

Con una dureza HRA de 89 y promedio de tamaño de grano de 1-3 micrones, la mezcla patentada de STC de SlurryFlo ofrece una resistencia al desgaste excepcionalmente alta. También se consigue una resistencia a ruptura transversal 5 veces mayor que la de la cerámica común, lo que lo convierte en un material resistente y mucho menos propenso a fracturarse por impacto.

Al considerar el choque térmico y el gradiente térmico, la simple geometría de los internos de SlurryFlo, el diseño de placa gruesa y la matriz de STC de alta densidad conforman un material robusto que se desempeña bien durante fluctuaciones rápidas de temperatura del proceso. Los equipos de mantenimiento pueden esperar que estos internos de STC aporten un desgaste lento y predecible, sin temor a fallas catastróficas repentinas.

 

En la Argentina: Esco Argentina S.A.

Modificado por última vez en Viernes, 19 Febrero 2021 13:54
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.