Digitalización: Mitos y realidades

Ha llegado el momento de aclarar algunos conceptos desactualizados relacionados con el término ‘digitalización’…

Digitalización: Mitos y realidades

 

Hay un hecho incuestionable: la digitalización no es una carrera corta, sino una maratón y, a veces, incluso combinada con obstáculos. Pero lo cierto es que los beneficios pueden ser enormes si se la aborda correctamente.

El tema motivó un evento virtual, organizado por la revista alemana PROCESS, que aportó datos e ideas interesantes al respecto.

Si bien la generación de nativos digitales probablemente piense en sistemas basados en el conocimiento, tales como IBM Watson o Google, y chatbots, a la hora de pensar en inteligencia artificial, la anterior generación quizás esté más influenciada por la famosa película ‘2001: Una Odisea en el Espacio’, donde la supercomputadora HAL era la estrella secreta de la película. Desarrolla una vida propia impredecible y se convierte cada vez más en una amenaza para la tripulación. Quienes hayan visto la película es posible que tengan reservas muy arraigadas sobre inteligencia artificial...

El evento, con su lema ‘Desmitificar la digitalización’, se movió entre los dos extremos: promesas optimistas y eufóricas de los partidarios de la transformación digital y las reservas de algunos profesionales en cuanto a modelos de caja negra que no siempre son comprensibles. Pero el foco estuvo en definir cuál es la mejor manera de unir el mundo digital con el mundo real…

Sorprende cuánto peso se le está dando ahora a la idea de que el éxito de una transformación digital es básicamente una cuestión de mentalidad de los involucrados. Ya desde el comienzo se pudo disipar un mito particularmente persistente: que la digitalización sólo puede ser implementada por las grandes corporaciones por razones de costo y capacidad de personal. Pero hubo varias presentaciones que mostraron que pequeñas y medianas empresas también pueden lograrlo.

 

Cambiar, pero ¿cómo?

En su discurso de apertura, Ilja Grzeskowitz, autor de varios libros sobre el tema, abordó el quid fundamental del cambio: “¡Todos quieren el cambio, pero nadie quiere cambiar!”. El cambio debe ser visto como un placer, no como una frustración, y depende de cada individuo. El momento perfecto de un cambio nunca llegará y nadie debería esperarlo: ¡La clave está en empezar!

En la industria de procesos en particular, el grado de automatización ha sido alto durante años: sin una producción asistida por computadora, sería inconcebible un sitio de producción en la industria química de hoy en día. La ‘planta digital’ tiene un rol central en todo el ciclo de vida de una operación. Pero también está claro que la industria de manufactura, con sus unidades de producción discretas, está mucho más avanzada en términos de transformación digital. Lo que impulsa la digitalización en la industria de procesos son los requerimientos, por ejemplo, de lotes más pequeños y productos más individualizados con ciclos de vida de producto simultáneamente más cortos.

Una de las respuestas a estos requerimientos es la modularización de las plantas de proceso. De esta forma, es posible concentrarse en la receta y no en la tecnología de planta y máquinas que se requiere en estos casos.

Representa una ventaja clave en tiempos de cambios de producto frecuentes y rápidos a causa de nuevas expectativas del mercado. El problema con la implementación de estos nuevos conceptos está en que las plantas en la industria de procesos suelen operar durante mucho más tiempo que, por ejemplo, en una línea de producción de teléfonos inteligentes o vehículos.

 

Gemelo digital

Según Rebecca Vangenechten (Sie­mens), el gemelo digital puede impulsar la ‘empresa digital’, por ejemplo reemplazando experimentos físicos y acelerando el lanzamiento al mercado de nuevos productos. Y hay que tener en cuenta que el gemelo virtual no es sólo gemelo de producto, sino que también puede actuar como gemelo de planta y gemelo de proceso. La ventaja de cada ‘gemelo’ es una disminución del número de simulaciones y tests físicos y analógicos, como así también de los costos asociados.

Por su parte, NAMUR resaltó la importancia de la armonización y la estandarización, lo que evita una complejidad innecesaria y permite usar nuevas tecnologías de manera más eficiente para lograr la automatización de punta a punta de las cadenas de valor.

 

¿Dónde estamos?

Según un estudio realizado por el Prof. Dr.-Ing. Gerrit Sames (Universidad Técnica de Hesse Central) acerca de digitalización en empresas medianas, estas empresas se encuentran estancadas en la tradición, donde las oportunidades que ofrece la digitalización de los modelos de negocio están todavía en gran parte sin aprovechar. El fuerte foco en el producto, que es la razón de los éxitos del pasado, amenaza con convertirse en una desventaja. Mientras las características del producto van perdiendo importancia, los nuevos modelos de negocio de servicios son cada vez más importantes y se estima una división de 40-40 en el futuro.

Según Sames, los usuarios asignan menos importancia a las características específicas de un producto ya que estas características rara vez responden a sus necesidades y es aquí donde la digitalización debería permitir una mayor flexibilidad. Sin embargo, esto ha sido hasta ahora la excepción más que la regla en las pymes; ni siquiera el soporte digital durante el procesamiento de órdenes es algo común. También las propuestas de monitoreo de condiciones o monitoreo predictivo son raras.

No sorprende entonces que el 75% de las empresas no ofrezcan entrenamiento digital o webinars. Conceptos como ‘pago por uso’ virtualmente no tienen rol alguno. En pocas palabras, el nivel de digitalización para pymes da pocos motivos para euforia.

Pero, ¿cómo se puede comprimir la inundación de datos para que puedan servir y se conviertan en conocimiento? No deja de ser una pregunta clave. Las respuestas deben ser muy prácticas; por ejemplo, hay que abstenerse de convertir repetidamente los datos a nuevos formatos, ya que siempre existe el peligro de que se pierda información importante. En particular, la conmutación constante entre señales digitales y su conversión en señales analógicas puede ser perjudicial.

Lo anterior se puede prevenir utilizando Ethernet APL (una tecnología de comunicación desarrollada específicamente para los requerimientos de la industria de procesos).

Otro paso importante es comunicarle al experto sólo los datos que sean relevantes para su tarea (enfoque contextual).

Por último, pero no menos importante, se debe aceptar que la performance de una computadora hoy en día es superior a la de un ser humano.

También es importante enfocarse y actuar lo más localmente posible. Se debe abandonar la filosofía del control centralizado y fortalecer la inteligencia local.

Aceptación y calificación

Nadie puede entenderlo todo y es por eso que la comunicación debe mejorar y la tecnología debe simplificarse. Incluso después de la instalación de tecnologías digitales, las operaciones dependen en gran medida de la aceptación y calificación de los empleados. Un ‘traductor’ es muy importante en este caso, por ejemplo entre el lenguaje práctico de la empresa y el lenguaje técnico de la gestión.

Primero hay que diseñar los procesos de manera eficiente, y recién entonces configurar la digitalización. En este sentido, el concepto de Fábrica Inteligente es un 70% mentalidad de los empleados. La cantidad de datos disponibles virtualmente explotó durante la digitalización, razón por la que la analítica es cada vez más importante. Siempre son necesarios nuevos ciclos iterativos, que son analizados por un grupo interdisciplinario.

Las decisiones basadas en datos son la base de iniciativas exitosas de digitalización. Lo que se busca es excelencia operativa digital a pesar de todas las limitaciones que se plantean en un mundo VUCA (V de volatilidad, U de incertidumbre, C de complejidad y A de ambigüedad). ¿Cómo se puede vivir con todos estos rápidos cambios? ¡Sólo con más claridad! En otras palabras, agudizar el foco y comunicar procesos e interrelaciones con claridad.

 

Claridad de los datos

Hasta ahora, los empleados se han ganado la vida gracias a su experticia específica, pero ahora también deben agregar experticia en datos. Además, una infraestructura informática escalable es cada vez más importante para poder reaccionar más rápidamente a cambios de cualquier tipo. Y por último, pero no menos importante, la gestión del conocimiento es de gran importancia: “¡El conocimiento debe ser compartido!”

Muchas veces sigue siendo difícil reunir los datos correctos de distintas fuentes y convertirlos en información valiosa con la necesaria experticia y herramientas de monitoreo y análisis. Pero siempre se pueden conseguir resultados positivos… 

En cuanto al ‘monitoreo analítico’, es lo que los expertos llaman capacidad de monitorear todos los procesos y dispositivos de una planta a la vez. La característica destacada de este concepto es no prestar atención a valores límite, sino detectar cambios en la dirección hacia valores límite. Por ejemplo, dos valores distintos de vibración en diferentes puntos de medición pueden ser de interés en este contexto, aun cuando ninguno de ellos alcance el valor límite, pero la correlación entre ambos valores puede indicar una desviación.

En cuanto a ‘inteligencia artificial en la industria’, según el Dr. Claus Neubauer y Ralph Grothmann (ambos de Siemens), no sólo es importante detectar fallas o predecir averías, sino que siempre debe haber un curso de acción recomendado asociado con el evento, incluso si esto implica cierto grado de incertidumbre. Como desarrollo más reciente, se puede mencionar la contextualización, o sea reunir datos del proceso con otros datos del entorno del proceso.

Un concepto interesante es la integración de datos de calidad óptica visual en la transformación digital, por ejemplo para calificación de alimentos, frutas, etc. El punto de partida de tales análisis es, por supuesto, el material visual generado a través de cámaras apropiadas.

 

¿Digitalización? Simplemente, ¡hágalo!

Básicamente, en la transformación digital, el consejo para las pequeñas y medianas empresas es: ¡hágalo!

El mensaje impotante se refiere a que el factor de éxito más valioso en la transformación digital muchas veces no es la herramienta o el software utilizado, sino las personas y su forma de pensar.

Modificado por última vez en Viernes, 19 Noviembre 2021 13:34
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.