Trazar el camino hacia el futuro

Trazar el camino hacia el futuro

 

El futuro ya está con nosotros. La transformación digital en la industria de refinería es un hecho y una oportunidad para obtener más rentabilidad. Saber aprovechar las nuevas tecnologías significa poder producir con más eficiencia y alcanzar la performance del Primer Cuartil.

Si bien muchos líderes en la industria han aceptado esta transformación, aún hay algunos refinadores que tienen dudas sobre cómo abordarla. Se generan preguntas sobre por dónde empezar, cómo cuantificar el impacto esperado en el negocio o siquiera qué define una transformación digital.

Un estudio realizado recientemente por Emerson ilustra esta incertidumbre. Se entrevistó a varios líderes a cargo de la transformación digital en sus compañías. El 98% de ellos estuvo de acuerdo en que, para tener éxito, es crucial trazar un plan de acción. Sin embargo, tan sólo el 20% realmente había elaborado un plan.

El camino hacia la transformación digital puede presentar varios obstáculos si no está bien planificado. Para alcanzarlo es importante, en primera instancia, tener una estrategia de negocio clara y enfocada para hacer la inversión. Además, abordar una metodología que permita seguir la transformación a un ritmo razonable, utilizando una estrategia que incluya tanto a las personas como a las prácticas de trabajo. Por último, es crucial contar con una plataforma tecnológica flexible que concede la capacidad de empezar la transformación desde cualquier punto.

Detectar en qué etapa de madurez digital está la organización es determinante a la hora de encarar una estrategia. Por ejemplo, en cuanto al área de confiabilidad, existen varios niveles de madurez digital. El primer nivel es un caso donde hay pocos equipos de diagnóstico, si es que hay siquiera. Las prácticas de mantenimiento son retroactivas: se interviene una vez que el accidente ya ha ocurrido. 

En un nivel mayor se encuentran las organizaciones que invierten en herramientas de diagnóstico, pero cuya información sólo se puede obtener mediante indagación manual. Esto conduce a una rutina en la que se inspecciona equipos periódicamente, aunque no presenten fallas.

Cuando una organización alcanza el nivel más alto de madurez digital, se abandonan estas prácticas ineficientes. Es preciso evolucionar a un monitoreo basado en condiciones, con una visibilidad en tiempo real del estado de los equipos. Se incrementa la eficacia y la eficiencia: el personal de mantenimiento sólo se enfocará en componentes que necesiten su atención. El mantenimiento predictivo deja atrás a los chequeos periódicos que desperdiciaban hasta dos tercios de su tiempo con equipos que no necesitaban inspección.

Para alcanzar el máximo potencial en confiabilidad, debe apuntarse a una performance de Primer Cuartil desde el principio.  El monitoreo basado en condiciones detecta fallas en equipos antes de que sucedan. La acción preventiva elimina el miedo a una falla de los equipos y el impacto a la producción que conlleva. Establecer una cultura de confiabilidad se traduce en una rentabilidad por décadas y maximiza la producción.

Hay que tener en cuenta que cada camino hacia la transformación digital es distinto. Es necesario un plan personalizado que permita comenzar desde diferentes lugares, detectando en qué etapa de madurez digital está cada operación. La transformación digital es bastante predecible: sólo hay que comprender dónde se está y a dónde se necesita ir. El futuro está al final del camino hacia la transformación digital.

 

Preparado por Luciano Carugo en base a una presentación del Ing. Marcelo Carugo, vicepresidente de Global Refining and Chemical Industries, Emerson Automation Solutions.

Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2019 16:58

Elementos - Pdfs

Auspiciantes

Schneider Electric

 

Endress+Hauser

 

ESCO

 

Honeywell

 

Yokogawa

 

AADECA

© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.