Cinco pasos clave para implementar una estrategia exitosa de transformación digital

Cinco pasos clave para implementar una estrategia exitosa de transformación digital

Industrial Internet of Things (IIoT) ha dejado de ser una promesa y se encamina sólidamente hacia una mejora generalizada del negocio en las industrias de petróleo y gas, refinación, petroquímica, biociencias, alimentos y bebidas y otras.

Como pionero en el desarrollo de tecnologías digitales y servicios de ingeniería para el sector de manufactura, Emerson ha ido ampliando su cartera de IIoT, denominada Plantweb Digital Ecosystem, para incluir, además de una extensa red de sensores y herramientas de ciberseguridad, aplicaciones de software, analítica de datos y servicios relacionados con IIoT destinados a mejorar los niveles de confiabilidad, uso de energía, seguridad y operaciones en general.

Después de décadas de contribuir a la implementación de estrategias digitales en algunas de las instalaciones industriales más grandes y complejas del mundo, Emerson considera que una estrategia de transformación digital debe comenzar con la identificación de las áreas clave que necesitan mejoras, desde aumentar las eficiencias de producción hasta reducir costos de mantenimiento, evitar paradas no planificadas o reducir costos de energía. De esta forma, las empresas podrán enfocarse en determinadas oportunidades e implementar estrategias de transformación digital de una manera escalable, con objetivos definidos y mensurables, para llegar a lo que se conoce como una empresa del Top Quartile.

Mientras IIoT suele estar enfocada en tecnologías, Emerson ha encontrado que las empresas muchas veces pasan por alto las personas y el cambio de cultura necesario para soportar esta transformación digital. La estricta adhesión a los legados culturales y a "las maneras en que siempre se han hecho las cosas" es todo un desafío y puede detener la innovación si no se lo aborda correctamente.

Dentro de este contexto, Emerson ha identificado cinco aspectos críticos que llevan a una transformación digital exitosa: flujos de trabajo automatizados, movilidad, soporte de decisiones, gestión de cambios y capacitación del personal.

Al respecto, Operational Certainty Consulting Group recomienda a las empresas introducir nuevos procesos, identificar flujos de trabajo que pueden ser automatizados, liberando así a las personas para que puedan enfocarse en tareas más valiosas, e implementar tecnologías que colocan la información correcta en las manos adecuadas en el momento justo. En algunos casos, gracias a IIoT, estos datos pueden ser tercerizados a expertos externos que se encargan del análisis y recomendar acciones en pos de mejorar la performance operativa.

La industria está en un punto crítico de inflexión: las mejoras operativas centradas en la eficiencia han alcanzado un punto de retornos decrecientes mientras se le pide al personal lograr más con menos que antes. En la era que se viene, las empresas industriales que adopten la transformación digital podrán acelerar, institucionalizar y sostener prácticas de alta performance que seguramente tendrán un impacto decisivo en los resultados finales de su actividad.

IIoT es muy conocido por su gran potencial para optimizar operaciones y mejorar la rentabilidad, pero son muchas las empresas que tienen problemas a la hora de desarrollar planes de negocios para IIoT y otras iniciativas de digitalización.

Una reciente encuesta entre ejecutivos de la industria de procesos encontró que el 60% de los encuestados estaban explorando o invirtiendo en proyectos piloto de IIoT, pero sólo el 5% estaba invirtiendo en la mejor implementación de la tecnología.

Esta situación se ve amplificada por el hecho de que los proyectos de IIoT no suelen tener un claro ‘dueño’ funcional dentro del negocio. Entre los encuestados, el 28% citó operaciones como líder de IIoT en sus organizaciones, seguido por informática e ingeniería con un 24% cada uno.

El amplio potencial de IIoT impacta. No sorprende entonces que muchos negocios estén tratando de adoptarlo. ¿Dónde empezar? ¿Quién está a cargo?

Al respecto, si bien las necesidades y objetivos de cada industria son únicos, se ha podido establecer un camino consistente en pos de este objetivo siguiendo cinco pasos clave:

  1. Enfocarse primero en las oportunidades de negocio, no en la tecnología - IIoT es un medio para un fin, no una solución en sí misma. Antes que nada, los planes de negocio exitosos requieren líderes que determinen claramente qué se necesita para aportar valor al negocio y no tanto los aspectos tecnológicos. Por ejemplo, menos paradas de la instalación, un menor gasto de mantenimiento o una mayor eficiencia energética.
  2. Conformar un equipo integrado - Ya sea que IT u operaciones e ingeniería lideren una iniciativa, es poco probable que un plan de negocio sea exitoso sin integrar IT-OT (Operational Technology). Cada organización debe aportar su perspectiva valiosa a la hora de desarrollar, ejecutar y medir un plan de negocio comparado con los objetivos de negocio. El personal de IT quizás pueda llegar a conocer la tecnología, pero es el personal de OT quien sabe cómo se debe aplicar y cuáles serán los resultados del negocio.
  3. Comenzar en pequeño - IIoT es adecuado para aplicaciones piloto en pequeña escala, tales como monitoreo de la salud de equipos o del consumo de energía en una instalación. Estos proyectos iniciales de menor tamaño abordan necesidades claras de negocio de una manera mensurable, a la vez que brindan la oportunidad de evaluar aplicaciones e implementaciones más amplias a medida que se adquiere experiencia. Con demasiada frecuencia, la tentación es comenzar invirtiendo en una infraestructura tecnológica a gran escala antes de establecer los mejores casos de uso y sus requerimientos.
  4. Transformar digitalmente tanto a los empleados como a los procesos - Los mayores beneficios de IIoT se logran cuando se amplían las habilidades de los trabajadores y se actualizan los procesos de trabajo para aprovechar la nueva tecnología. A la inversa, la simple adquisición de nuevas tecnologías pero reteniendo prácticas laborales desactualizadas retrasan la concreción de los beneficios. A medida que las operaciones se tornan más dependientes de las tecnologías digitales avanzadas, es importante capacitar activamente la fuerza de trabajo, lo cual se considera una inversión inteligente a largo plazo.
  5. Elegir proveedores adecuados – IIoT es un espacio en rápida evolución y no muchas empresas tienen suficiente experticia interna. Los proveedores tienen la ventaja de contar con personal especializado en IIoT y con una visión más amplia de toda la industria. En consecuencia, los proveedores deben cubrir tanto IT como OT y comprender la manera de aprovechar al máximo la infraestructura existente. Definir el negocio, elaborar una hoja de ruta, colaborar en implementación y seguridad, entregar aplicaciones en la nube e incluso proponer soluciones llave en mano basadas en resultados son algunas de las áreas donde los proveedores pueden aportar lo suyo.

Con estas consideraciones en mente, los negocios estarán bien posicionados para obtener importantes retornos de sus inversiones en IIoT. Y con planes estratégicos de negocio que guiarán estas inversiones, también se logrará experiencia y experticia en pos de una adopción más amplia de IIoT y otras tecnologías digitales avanzadas destinadas a lograr mejoras operacionales.

 

Preparado en base a presentaciones y charlas con Peter Zornio, Chief Technology Officer, Emerson Automation Solutions.

Last modified on Jueves, 15 Noviembre 2018 12:50
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.