¿Cuál es la diferencia entre IIoT e Industria 4.0?

1635

Muchas conversaciones acerca de manufactura se convierten rápidamente en preguntas sobre el futuro. ¿La automatización y los robots se harán cargo de todo? ¿Cómo podremos sostener el crecimiento en un mercado global que cambia muy rápidamente? ¿Estamos mejorando e invirtiendo lo suficiente como para mantenemos delante de la competencia? ¿Deberíamos estar pensando en IIoT? ¿Qué pasa con Industria 4.0? ¿Se debe prestar atención a estos temas si no usamos muchos componentes eléctricos? Pues bien, si uno desea que su negocio siga siendo viable en esta próxima revolución industrial, es imprescindible conocer y comenzar a invertir en aplicaciones de IIoT e Industria 4.0, aun cuando se trate de una empresa ‘sólo mecánica’.

IIoT se refiere simplemente a la conexión de dispositivos en el piso de planta, facilitando el desarrollo de sistemas ciberfísicos y la comunicación entre dispositivos, lo que se traduce en nuevas formas de generar y recolectar datos interesantes en todo el espacio industrial.

IIoT se encarga de seleccionar dispositivos que ofrecen visibilidad hasta los puntos más bajos del piso de producción, lo que brinda visibilidad dentro de la máquina y habilita el mantenimiento predictivo y la analítica de Big Data.

Básicamente, IIoT tiene que ver con la conexión de dispositivos. Pero, en definitiva, al conectar más dispositivos juntos, mejora el desempeño general de los equipos y aporta nuevos conocimientos acerca de la empresa.

Industria 4.0 afecta nuestros procesos y toda la cadena de suministro. Es una mezcla de digitalización, nueva tecnología y decisiones prácticas destinadas a cambiar drásticamente la forma en que fabricamos productos gracias a una flexibilidad sin precedentes, una producción eficiente y visibilidad en todos los niveles de producción.

 

¿Cuál es la diferencia entre IIoT e Industria 4.0?

 

Es importante que todo el mundo de manufactura pueda asumir ahora este desafío. Por ejemplo, las unidades de potencia hidráulica (HPUs por sus siglas en inglés) gozan ahora de gran aceptación por su conexión con IIoT. Los switches on-off de presión o caudal tradicionales están siendo actualizados a dispositivos inteligentes que ofrecen información por encima y más allá de lo que se consigue con switches simples.

Incluso los dispositivos analógicos tradicionales, tales como transductores de temperatura, presión, caudal y nivel, pueden estar listos para IIoT gracias a tecnologías estándar abiertas como IO-Link. Estas tecnologías eliminan los inconvenientes que se derivan de la integración de una tecnología analógica y suman un valor adicional al incorporar parámetros, diagnósticos, eventos y advertencias fáciles de reportar.

Una HPU estándar puede convertirse en una unidad de potencia inteligente con una modificación mínima y aportar un valor considerablemente mayor en base a mantenimiento predictivo, monitoreo remoto y facilidad de resolución de problemas. Con tecnologías listas para IIoT, es posible conectarse con los dispositivos y saber exactamente qué es necesario reparar y, tal vez, predecir una falla antes de que ocurra, lo que permite reducir drásticamente no sólo las paradas de máquina, sino también el tiempo que se está en lugares peligrosos.

Seleccionar tecnologías listas para IIoT es tan sólo un primer paso del programa para aprovechar al máximo el valor de Industria 4.0. También es importante analizar procesos, determinar cómo se puede implementar flexibilidad en la producción y discutir dónde tiene sentido utilizar tecnología de automatización para soportar procesos lean. Los fabricantes de hoy en día pueden visualizar cada aspecto de su producción en múltiples sitios, fabricar de manera flexible cientos de variantes de producto en la misma línea de producción y garantizar estándares de calidad con prácticamente cero paradas de máquina.

Industria 4.0 es una filosofía cultural acerca de cómo utilizar los mayores niveles de visibilidad, flexibilidad y eficiencia a través de la producción para ser más competitivos. Por su parte, IIoT es un factor que habilita Industria 4.0: conectar dispositivos, datos, máquinas y gente en pos de beneficiar empresa y clientes. Al abarcar a ambos, es más fácil lograr resultados positivos y sostener una competitividad global.

 

Preparado en base a una presentación de Will Healy III, director de Balluff Inc., con el asesoramiento del Ing. Marcelo Petrelli.

© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.