La automatización del piso de planta necesita informática de borde

La automatización del piso de planta necesita informática de borde
Siemens Industrial Edge combina hardware y software con mecanismos de tecnología de nube. De esta forma, integra las ventajas del procesamiento de datos local y en la nube.

 

Todos sabemos que IIoT está generando un enorme volumen de datos. Si bien esto podría significar oportunidades de negocio, también significa dolores de cabeza: poca capacidad de almacenamiento, redes sobrecargadas e incapacidad de examinar los datos lo suficientemente rápido como para llegar a conclusiones correctas.

La informática de borde ofrece una solución a estos problemas, ya que aporta potencia de procesamiento, memoria e incluso algo de almacenamiento en el borde de la red. Después de todo, es allí donde residen los dispositivos y sensores IIoT. Además, disponer de potencia de procesamiento en la periferia de la red permite recolectar y analizar datos, detectar anomalías e impulsar la toma de decisiones.

De acuerdo a un reciente documento de Frost & Sullivan, son muchos los beneficios a conseguir en un entorno de manufactura. El análisis de datos, por ejemplo, es mucho más rápido a nivel de dispositivo local. La alternativa es transmitir todos los datos de sensores y dispositivos de borde a través de la red a la nube o al centro de datos mediante un enlace satelital o cableado. De cualquier manera, se consume demasiado tiempo enviando, procesando e interpretando los datos haciéndolo de manera centralizada. Además de latencia, esto sobrecarga las infraestructuras centralizadas y genera cuellos de botella. El análisis en tiempo real sólo se puede lograr con procesamiento en el borde.

¿Y qué hay acerca de los costos? Cuánto más datos se tengan que transportar a través de una red, más ancho de banda se requiere. Y con la explosión de los volúmenes de datos en los próximos años debido a IIoT, una estrategia de procesamiento centralizado podría llevar a que los costos de conexión en red se descontrolen. Es posible contener los costos operativos o de gestión de datos permitiendo que los datos residan en un dispositivo de borde. Esto, además de minimizar los costos de infraestructura para la transmisión de la red, también simplifica la tarea (y el costo) de someter esos datos a análisis.

Hay otro beneficio adicional que merece ser mencionado. IIoT genera enormes cantidades de datos, pero tan sólo una pequeña fracción tiene un valor real. Al examinar y resumir los datos en el borde, el análisis básico puede ayudar en la automatización de tareas. Y la transmisión de red puede quedar reservada sólo para los datos más importantes. De esta forma, los servidores y otros dispositivos inteligentes en el borde podrán reducir la carga sobre una infraestructura centralizada y eliminar la necesidad de actualizaciones extensas para responder a un aumento exponencial en el tráfico.

Está claro que enviar datos de sensores IIoT hacia y desde la nube o centro de datos lleva mucho tiempo, es costoso y poco práctico. Hoy en día, cada segundo es importante y la ralentización causada por el movimiento de datos equivale a pérdida de dinero.

Frost & Sullivan recomienda, a la hora de implementar informática de borde, empezar de a poco, probar su valor y luego escalar. Otros consejos se refieren a:

  • Realizar iteraciones frecuentes para alinear la informática de borde y la infraestructura asociada con los procesos de negocio para garantizar la obtención de los conocimientos correctos en el momento oportuno. Además, a medida que evolucione la tecnología y haya más potencia de procesamiento disponible, volver a examinar las arquitecturas de borde puede aportar capacidades adicionales.
  • Capacitar al personal de informática en tecnologías de borde e IIoT para maximizar su valor.
  • Asegurarse de que las interfaces de los dispositivos estén configuradas de forma segura con controles de acceso adecuados y seguridad física.
  • Conectar activos a la Internet agregando sensores, comenzando con sistemas como SCADA y MES.
  • Invertir en infraestructura de borde ahora en lugar de seguir desplegando arquitecturas tradicionales que pueden quedar obsoletas en un año o dos debido a la ausencia de una funcionalidad IIoT y a su incapacidad de proveer conocimientos localizados.

Hoy en día, al implementar informática de borde, las empresas están abriendo su camino hacia una verdadera manufactura digital. Una vez que los sensores y dispositivos IIoT comiencen a alimentar la informática de borde con datos, será posible establecer una toma de decisiones autónoma, o sea inteligencia artificial o basada en ciertos parámetros y reglas preprogramados, y realizar acciones de rutina sin participación humana. Las decisiones más importantes quedarán a cargo del operador.

También se podrán reducir considerablemente las fallas y los incidentes peligrosos con alertas oportunas generadas por los dispositivos de borde.  Analizando de forma remota los datos del sitio, el borde podrá desempeñar un rol vital para pronosticar desastres y prevenir catástrofes.

Del mismo modo, se podrán mejorar las prácticas de mantenimiento predictivo mediante la implementación de analítica de borde. Los sensores IIoT aportarán capacidades de monitoreo a la hora de vigilar la condición de los componentes y la salud general de los activos. También se podrán generar alertas para señalar áreas con problemas potenciales, lo que reduciría considerablemente las paradas no programadas.

Hoy en día, los sistemas de automatización industrial están a la vanguardia de la transformación digital. Estos sistemas necesitan de la adaptabilidad y la agilidad que brinda la informática de borde. Los sistemas de planta, al incorporar cada vez más sensores, dispositivos habilitados por IIoT y equipos de informática de borde, abren la puerta a una nueva era en manufactura. 

 

Preparado en base a un documento de Siemens.

© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.