Remotización más allá del coronavirus

Acceso remoto, simulación y realidad virtual son factores clave para el futuro de una empresa.

Remotización más allá del coronavirus

 

Si bien quedan muchas cuestiones sin responder acerca de cómo el parate de un negocio causado por COVID-19 podrá afectar la industria de manufactura, hay un tema que no admite dudas: la manera en que trabajamos ha cambiado para siempre.

Las empresas han demostrado que pueden operar una planta de manera eficiente con menos personal al incorporar tecnologías ya existentes, tales como acceso remoto, gemelos digitales y realidad virtual y aumentada. Sin embargo, estas tecnologías eran consideradas como una opción ‘agradable de tener’ en muchas aplicaciones de manufactura, pero no necesariamente como una necesidad, al menos hasta ahora. Pero el acceso remoto, en especial, se ha convertido en algo imprescindible en los últimos tiempos.

Dentro de este contexto, Honeywell Process Solutions ofrece capacidades avanzadas de automatización y operación remota destinadas específicamente a la industria de petróleo y gas, minería y petroquímica. Ahora bien, en el momento de tener que definir cómo mantener la continuidad de negocio en su propia instalación de manufactura de plásticos en Texas y cumplir al mismo tiempo con las políticas de distanciamiento social, Honeywell decidió reasignar su tecnología remota para un uso generalizado. Al respecto, para lograrlo, las herramientas tendrían que implementarse de manera rápida y segura.

La implementación de la tecnología de operaciones remotas en la planta de Honeywell consistió en una descarga de software, cierta configuración y colaboración IT/OT en cuanto a ciberseguridad. "Descubrimos que era posible ensamblar capacidades de operaciones remotas en una instalación en unas pocas horas", señaló Jason Urso, CTO de Honeywell Process Solutions (HPS).

El test de funcionamiento en la planta tuvo éxito, con menos personal en la sala de control y el resto trabajando en otro lugar. Teniendo en cuenta que muchos, en todos los segmentos de la industria, estaban lidiando con los mismos problemas de continuidad de negocio, HPS decidió poner esta tecnología a disposición de todos sus usuarios bajo el nombre de Experion Augmented Remote Operations (ARO).

 

Remotización más allá del coronavirus

 

Presentada durante la reciente VTech (Virtual Technology) organizada por Honeywell Users Group (HUG) Americas, esta solución Experion Augmented Remote Operations es una versión preempaquetada de las capacidades de operaciones remotas de Honeywell que simplifica considerablemente la implementación, el testeo y la certificación de puntos de acceso remoto para control o monitoreo.

Según Jason Urso, Experion ARO ha probado ser muy importante a la hora de reducir la cantidad de personas en un centro de control y distribuir gente fuera en instalaciones remotas o trabajando en casa. Algunas industrias, tales como petróleo y gas y minería, hace mucho que han incorporado acceso remoto y están familiarizadas con sus ventajas. "Ahora, la gente en muchas otras industrias descubren su aplicabilidad post-crisis y su tremenda flexibilidad. Experion ARO permite convertir el factor distancia en algo irrelevante", comentó Urso.

El software es una extensión del sistema de control HPS Experion, que, según Urso, se basa en sistemas abiertos que le han permitido operar eficazmente en industrias con activos geográficamente distribuidos, por ejemplo una plataforma petrolera offshore. "Al incorporar estándares de sistemas abiertos, se lo puede implementar de manera simple y fácil en todas las industrias", aclaró Urso. Por supuesto, requiere tener en cuenta la conectividad de la red, mientras la ciberseguridad juega un rol importante. "Es allí hacia donde apunta nuestro concepto: lograr una implementación sencilla capaz de ser gestionada por el personal existente de IT y OT y, al mismo tiempo, extremadamente segura".

Una vez instalado, lo que insume sólo unas pocas horas, los ingenieros de control que trabajan de forma remota podrán visualizar el proceso mirando los mismos gráficos y alarmas que normalmente ven en el centro de control. El sistema puede ser configurado de modo de exigir credenciales para visualizar ciertos procesos o permitir el mismo control del proceso que el operador en la planta. "Hay que olvidarse del límite físico que rodea la planta, ya que ahora la sala de control de la planta puede estar en cualquier lugar con las correspondientes precauciones de ciberseguridad", explicó Urso.

Si bien la gestión remota de control de máquinas y procesos muchas veces ha sido prohibida por IT por miedo a una violación de seguridad, en este momento, los requerimientos de reducir el personal en el sitio para limitar la propagación del coronavirus han llevado a muchos a invertir en esta tecnología. Y el éxito de tales implementaciones sin dudas que afectará la fuerza laboral a largo plazo.

"Estas tecnologías no sólo resuelven un problema inmediato en una crisis pandémica, sino que también se podrán aplicar cuando se vuelva a la normalidad de una manera que permita ser más eficientes con una fuerza laboral distribuida," comentó Urso, señalando que estas tecnologías facilitan el acceso al conocimiento desde cualquier lugar.

Las aplicaciones en operaciones remotas se extienden más allá del monitoreo de sistemas de control. También se pueden usar para conseguir video soporte virtual de un experto externo o utilizar realidad virtual o aumentada. Asimismo, obtener información digital para mejorar un proceso.

Los constructores de máquinas, por ejemplo, podrán realizar ahora tests de aceptación de fábrica (FATs) de equipos vía gemelos digitales y herramientas de comisionamiento virtual. Los gemelos digitales también se podrán usar para replicar todos los activos físicos de modo que los ingenieros puedan trabajar de manera remota en proyectos de planta ubicados en un centro de datos en la nube utilizando una representación de software de los equipos físicos.

"La posibilidad de ensamblar una versión digital de la planta en la base de datos de ingeniería de proyectos permite a los ingenieros trabajar desde casa y aún así avanzar con proyectos de capital", resaltó Urso. "Es la misma experiencia que si se conectaran a los equipos físicos, salvo que se trata de una simulación de los equipos físicos. No hay necesidad de personas que viajen por el mundo y gasten seis meses en un proyecto cuando podrían hacerlo desde el lugar en que se encuentran.”

En consecuencia, si bien el coronavirus ha cambiado radicalmente la manera de llevar a cabo los negocios hoy en día, quizás arroje algo de luz sobre nuevas formas de trabajo. "Nos ha abierto los ojos a las posibilidades que ya teníamos disponibles," concluyó Urso.

 

Recomendaciones para operar instalaciones a distancia

Ante una pandemia que se extiende por todo el mundo, las empresas tratan de cambiar su manera de trabajar, lo que incluye refinerías, plantas químicas e instalaciones de manufactura. Y el cambio debe concretarse lo más rápidamente posible.

Las empresas y los operadores se ven obligados a encontrar una nueva forma de vida y de trabajo, incluso en las industrias intensivas en cuanto a mano de obra. Afortunadamente, se dispone de herramientas digitales probadas y seguras que pueden facilitar esa transición. A continuación van algunas recomendaciones para operar instalaciones en forma remota.

 

Soportar operadores críticos que están in situ

Para mantener la seguridad de los operadores y cumplir con las pautas de distanciamiento social que instan a la gente estar al menos a 1,80 metros de distancia entre sí, es necesario reducir la cantidad de empleados in situ. Sólo deberán estar allí los operadores que han de realizar en persona sus tareas.

Es crítico soportarlos con equipos de seguridad y usar herramientas digitales y de video para la seguridad del sitio, chequeando credenciales de acceso para saber claramente quiénes están en el sitio en todo momento.

 

Tecnología probada y segura

Es aquí donde el software hace toda la diferencia. Los equipos y dispositivos físicos pueden ser monitoreados en forma remota con una app segura.

El software potencia esas herramientas y aporta información en tiempo real acerca de la salud y la eficiencia de los activos.

Las operaciones remotas son una forma de visualizar toda la empresa online y ver todo lo que ocurre in situ con datos que vuelven a un centro de operaciones remotas. Por ejemplo, Honeywell Forge for Industrial permite visualizar a nivel de planta y de activos y ver dónde hay riesgos u oportunidades de aumentar la producción para mejorar la rentabilidad y las operaciones.

 

Soporte virtual

El servicio técnico y el soporte también se pueden hacer de manera remota, lo que incluye asesoramiento y mantenimiento a distancia, colaboración y resolución de problemas por video y entrenamiento virtual.

Esto puede ser realizado por un operador ‘de turno’. Con un dispositivo wearable, los operadores le pueden mostrar en forma remota cuál es exactamente el problema, lo que facilita la resolución de problemas en tiempo real.

Si hay un problema de producción, se puede acceder a los sistemas y trabajar todos en conjunto para resolver el problema en forma remota. Esto le aporta al operador que realiza el trabajo crítico y esencial el mejor conocimiento que necesita para concretar la tarea.

Por su parte, la modernización también se puede implementar mediante la automatización de la planta y actualizaciones del software de ciberseguridad.

Por último, el hecho de aprender estas nuevas maneras de trabajar, incorporar entrenamiento virtual y utilizar tecnología de realidad aumentada, permitirá mejorar los talentos y servirá para que todos se puedan actualizar lo antes posible.

 

Preparado en base a conversaciones con Jason Urso, CIO de Honeywell Process Solutions.

© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.