Transformación digital: Herramienta para alcanzar un desempeño del cuartil superior

Transformación digital: Herramienta para  alcanzar un desempeño del cuartil superior

Uno de los desafíos más grandes de una empresa es saber que hay eficiencias para mejorar y un mayor valor para obtener. Pero la pregunta es ¿cómo? El panorama de negocios actual es cada vez más competitivo y las oportunidades para realizar grandes inversiones de capital más limitadas, lo que genera una necesidad de mejor rendimiento de los activos.

Para Emerson, por ejemplo, la idea de transformación digital es bastante sencilla: Una tecnología inteligente y digitalmente conectada al servicio de las personas, permitiéndoles ser más eficientes y, al mismo tiempo, generar el mayor impacto en sus trabajos. Hay estudios que revelan que aquellas empresas que tienen un alto desempeño operacional alcanzan hasta un 8% más de producción acumulada, disminuyen a la mitad los incidentes registrables y logran una reducción importante en los costos de mantenimiento.

En consecuencia, Emerson ha desarrollado Operational Certainty, un programa basado en la implementación de una estrategia de transformación digital que permite que los empleados se apoyen en una estructura digitalizada e interconectada para minimizar el impacto de las pérdidas operacionales. 

Operational Certainty combina servicios de consultoría, la experiencia de los expertos de Emerson, el amplio portafolio de tecnologías de automatización y soluciones de IIoT, para ayudar a los usuarios a extraer mayor valor de su operación por medio de soluciones y servicios en áreas de seguridad, confiabilidad, producción y eficiencia energética.

El método de consultoría de Operational Certainty permite identificar oportunidades de alto impacto en la operación tomando como guía índices de la industria y de desempeño operacional. Como resultado del análisis, las empresas consiguen priorizar inversiones en soluciones tecnológicas habilitadoras y seguimiento periódico para revisar los resultados obtenidos y trabajar en mantenerlos en el tiempo.

La transformación digital es una herramienta clave para alcanzar estas mejoras. Debido a las nuevas regulaciones en materia de salud o medioambiente, hay una creciente demanda por tener una mayor cobertura en planta, lo cual implica conocer más datos del proceso, aunque, en muchos casos, no hay posibilidad de incrementar la fuerza laboral, lo que lleva a la necesidad de digitalizar las rondas de los operadores al campo para recolectar algunos datos de proceso que no estaban integrados.

Y en este entorno actual, vale la pena hacer una breve pausa y detenernos en este punto. Las limitaciones que en este momento tienen las empresas para que la totalidad de sus empleados puedan estar en el campo en tareas de producción, están incentivando a la digitalización de lo que anteriormente se conocía como rondas manuales: un proceso donde un operador recolectaba datos en forma manual de diferentes variables de proceso que no estaban integradas a un sistema de monitoreo centralizado. IIoT está permitiendo que, al instrumentar con tecnología wireless esos puntos, las variables se puedan seguir capturando a pesar de las limitaciones de personal.

Es aquí donde IIoT facilita la interoperabilidad, promueve entornos colaborativos de trabajo y pone en mano de los expertos la información correcta para solucionar problemas y tomar decisiones informadas. La solución de Emerson para IIoT ofrece una plataforma completa en tecnología cableada y wireless  que permite alimentar con grandes cantidades de datos a las plataformas de analítica de datos, machine learning y otras tecnologías de análisis de datos.

Tradicionalmente, la confiabilidad era un eufemismo para mantenimiento, que buscaba asegurar que siempre se tuviera la cantidad de personal necesario para reparar y reemplazar los activos con el fin de minimizar el tiempo de parada de producción. Hoy en día, los líderes de la industria saben que una estrategia de confiabilidad proactiva es el secreto para mejorar el valor.

A partir de esta gran cantidad de datos, es posible generar un sinnúmero de interacciones tanto con el personal, como con los sistemas de análisis. Desde analítica de datos, donde se tiene una base de datos que le ahorra al usuario años de procesamiento de información, hasta la capacidad de análisis de causa raíz que permite anticipar cualquier evento que ponga en riesgo la continuidad del proceso, todo sirve para miniminzar la parada de la planta.

Una perfecta convergencia entre IoT y analítica de datos permite aumentar la confiabilidad de los activos y, por ende, de las operaciones. Además, es posible priorizar y direccionar alertas de múltiples índoles para roles específicos dentro de la empresa, evitando así una avalancha de datos y lograr, en contrapartida, generar alertas relevantes para los operadores.

El perfil de la nueva fuerza laboral conlleva un desafío que la transformación digital está ayudando a resolver. Por un lado, el 50% de la fuerza laboral del sector energético se estará retirando en los próximos 5-10 años, pero, por el otro lado, en algunas industrias se necesitan aproximadamente 6 años para que su personal tenga el conocimiento necesario a fin de tomar decisiones autónomas de buena calidad. Estas limitaciones obligan a buscar nuevas formas de administrar el conocimiento. 

Los gemelos digitales, por ejemplo, permiten que el personal se pueda entrenar de una forma diferente, reduciendo este impacto e incorporando nuevos elementos, tales como soporte remoto asistido, donde expertos en el tema puedan guiar al personal de campo en la solución de una falla a través de la proyección en tiempo real de lo que ve el personal en campo.

Y como la transformación digital es acerca de conectar todos los niveles de una empresa, poco lograríamos si la información de planta queda aislada del resto de la empresa. Es aquí donde los equipos de tecnologías de operación (OT), que antes se conocía como automatización, interactúan con los equipos de tecnologías informática (IT) de forma tal que esta información pueda circular a todos los niveles de una empresa y entre las distintas áreas funcionales que lo requieran (Finanzas, Cadena de Suministros, Recursos Humanos). Esta integración a los sistemas tradiciones de ERP es fundamental en una verdadera transformación digital.

Es una travesía. La transformación digital no ocurre por un evento único. Dado que es una nueva forma de hacer las cosas, que permite una interacción más holística de todas las áreas funcionales, es necesario tener en cuenta la gestión del cambio en esta travesía. Muy probablemente, el personal actual terminará haciendo cosas muy diferentes (y de mayor valor agregado) y de ahí también la importancia de trabajar en la preparación del personal, mejorando sus habilidades.

La combinación de estas estrategias ayudará a optimizar la producción y alcanzar un desempeño del cuartil superior.

 

Preparado con material suministrado por Emerson Automation Solutions.

© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.