El rol desapercibido de la energía en la transformación digital

1860

 El rol desapercibido  de la energía en la transformación digital

 

medida que la transformación digital avanza por todo el mundo, surge una nueva realidad: las ganancias de productividad de la digitalización dependen de una energía eléctrica limpia y confiable. Puesto que toda la energía de cómputo se alimenta con electricidad, la estabilidad de la infraestructura de energía que se encarga de generar, transmitir y distribuir esa electricidad tiene un impacto directo en la continuidad del negocio.

Y teniendo en cuenta que incluso los dispositivos más sencillos van equipados con microprocesadores, el crecimiento de la inteligencia de los dispositivos hace subir la demanda de energía limpia y una infraestructura eléctrica capaz de soportar tal crecimiento de conectividad.

A la luz de este rápido crecimiento, los proveedores de soluciones de informática tendrán que ofrecer algo más que tan sólo sistemas informáticos en sus soluciones. En otras palabras, la informática, además de esperar la transformación, también requerirá actualizaciones de los equipos críticos de energía. Esta doble transformación se traducirá en mayores niveles de confiabilidad y disponibilidad para los usuarios finales.

 

Energía limpia e informática de borde

El auge de la informática de borde afecta la relación entre energía e informática de dos maneras importantes.

Primero, a medida que las redes establecidas incorporan más y más dispositivos conectados, lo que equivale a mayores volúmenes de tráfico IP, la correspondiente infraestructura de energía también deberá ir creciendo para sostener los mayores volúmenes de datos que van de un lado a otro.

En segundo lugar, a medida que los nodos extremos de estas redes (aquellos lugares donde actúa la informática de borde) van demandando una mayor capacidad informática, una infraestructura de energía estable se vuelve crítica a la hora de sostener la operación del sistema informático y la continuidad del negocio.

¿Cómo podrán las empresas soportar este nuevo entorno informático disperso? La solución pasa por gestión y monitoreo remotos que faciliten un mantenimiento preventivo. De esta manera se podrá garantizar la confiabilidad y la eficiencia de los sistemas sin tener que invertir en una costosa experticia técnica a nivel local. La clave para tener un soporte remoto eficaz es un marco de gestión simplificado.

A medida que va aumentando la complejidad de los sistemas integrados, es imperioso  establecer un marco que simplifique la experiencia del usuario final y soporte vínculos entre capas de productos, control de borde, apps y analítica. Además de soportar sistemas informáticos, este marco también deberá tener en cuenta los sistemas de energía que permiten que estas capas interactúen de manera cibersegura.

Para responder a estas necesidades, Schneider Electric ha desarrollado la arquitectura EcoStruxure que ofrece una plataforma abierta a socios y usuarios finales que les permite desarrollar e integrar soluciones digitales. EcoStruxure prioriza la apertura y la simplicidad, de modo que los proveedores de soluciones informáticas podrán soportar implementaciones de computación de borde en el campo de tecnología de operaciones (OT).

Esta arquitectura facilita el trabajo conjunto en el ecosistema de socios y proveedores para abordar requerimientos únicos de los usuarios. Por ejemplo, Schneider Electric se asoció con Hewlett Packard Enterprise para ofrecer soluciones de borde con microcentros de datos que aceptan gestión DCIM (Data Center Infrastructure Management) basada en la nube. Al usar DCIM, los usuarios con soluciones de borde podrán simplificar el soporte de proveedores de servicios y terceros que gestionan infraestructura física, software de aplicaciones y equipos informáticos.

 

Simplicidad y ahorro de tiempo

Gracias a los avances en digitalización, la computación de borde se torna mucho más manejable y asequible. Ahora es posible actualizar cientos de microcentros de datos que ejecutan aplicaciones de borde en el campo mediante un simple comando que se implementa una sola vez en la nube, a diferencia de cientos de veces a nivel local.

Con un sofisticado sistema de monitoreo, el administrador del sistema conoce la ubicación, la configuración específica y la salud del sistema en cada microcentro de datos. En algunos casos, el sistema de gestión incluso podrá recomendar un curso de acción y generar tickets de servicio para un MSP (Managed Service Provider) local.

Las aplicaciones de borde, junto con la correspondiente infraestructura física de IT y OT, están diseñadas para brindar al personal local descentralizado la capacidad y la inteligencia que necesitan para responder en menos tiempo y tomar mejores decisiones, en definitiva aumentar la rentabilidad del negocio.

La transformación digital está cambiando la forma de hacer negocios. Las empresas que reconozcan el vínculo crítico entre energía e infraestructura informática podrán lograr una mayor eficiencia, menos paradas y más productividad.

 

Preparado en base a una presentación de Jean-Pascal Tricoire, CEO y presidente de Schneider Electric.

 

Modificado por última vez en Martes, 20 Agosto 2019 17:03
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.