Cómo implementar una estrategia de fábrica inteligente…

Cómo implementar una estrategia de fábrica inteligente…

No caben dudas de que las empresas necesitan realizar inversiones periódicas para prosperar y sobrevivir. Pero los presupuestos son finitos y las condiciones del mercado siempre fluctúan, por lo que decidir dónde y cuándo inyectar dinero es una decisión difícil.

En el sector de procesamiento de alimentos, por ejemplo, los dos factores clave a la hora de adoptar una nueva tecnología son la escasez de talentos que se avecina, particularmente en tareas manuales, y la constante presión para producir alimentos de alta calidad, confiables y saludables con trazabilidad total. Una mayor automatización tiene el potencial de eliminar ineficiencias y gastos generales al reducir las intervenciones humanas, especialmente cuando el trabajo es repetitivo y poco calificado, además de mejorar la trazabilidad y reducir el desperdicio.

Las fábricas inteligentes combinan automatización y digitalización. Juntos, sensores, una comunicación abierta y redes pueden aportar datos e información útil para aumentar la productividad.

Es importante comprender que automatización y digitalización juntas, además de mejorar la producción y el OEE (Overall Equipment Effectiveness), también ofrecen numerosas formas de conseguir un buen retorno de la inversión.

Se deben tener en cuenta los siguientes factores a la hora de justificar la inversión:

  • Más tiempo de operación – La digitalización reduce las paradas no programadas al predecir fallas en los dispositivos antes de que ocurran. Esto permite ahorrar hasta un 20% en tiempo de mantenimiento, ya que los errores pueden ser identificados en menos tiempo. Además, se reducen las consiguientes pérdidas por una parada no programada. Los protocolos de comunicación abiertos también ahorran tiempo en instalación, comisionamiento y adaptación de los procesos de producción. Una planta compleja es más fácil de usar y conectarla en red con otros equipos.
  • Mayor confiabilidad – La digitalización permite el monitoreo de distintos parámetros, tales como vibración, ruido, temperatura y consumo de energía, lo que aporta información para lograr una planta más confiable y menos costosa de operar. En consecuencia, las líneas de producción podrán funcionar con mayores niveles de rendimiento durante períodos de tiempo más prolongados y con una menor interacción humana.
  • Producción optimizada – La digitalización conlleva mejoras continuas que aumentan la duración del ciclo de producción, optimizando la producción diaria. Una producción más exacta y optimizada da como resultado menos desperdicios, mejorando los resultados finales.
  • Mejor calidad – La automatización y la digitalización reducen el error humano. Las recetas y los procesos están predeterminados, y los procesos van siendo monitoreados a medida que atraviesan cada etapa, por lo que se puede evaluar y corregir rápidamente cualquier desviación.
  • Menos desperdicio – Mediante automatización y digitalización, los defectos de un producto pueden ser identificados rápidamente y rectificarlos antes del embalaje. La identificación temprana de defecto reduce el desperdicio, evita retiradas de producto y maximiza las ganancias.
  • Mayor agilidad – Gracias a automatización y digitalización, una empresa podrá responder mejor a cambios en la demanda. Por ejemplo, será más fácil aumentar la eficiencia de la producción, lo que permitirá a una empresa adaptarse a picos de demanda estacionales sin necesidad de recurrir a una planta de procesamiento que permanece inactiva durante la mayor parte del año. También está el potencial de aumentar la agilidad, facilitando la ‘individualización’ de productos.
  • Retener personal – Suena contradictorio, pero la automatización y la digitalización significan una buena oportunidad para capacitar el personal. Los libera para aprender tareas de mayor valor agregado, contribuyendo al bienestar y a la satisfacción profesional del personal, mientras se reduce la exposición a lesiones por movimientos repetitivos o falta de atención por aburrimiento. Empleados comprometidos y motivados son un valioso activo de negocio.

Una de las barreras más comunes para la adopción del concepto de fábrica inteligente tiene que ver con la idea errónea de que ‘no podemos permitirnos una nueva fábrica’. Sin embargo, no es necesario construir una nueva fábrica para comenzar a invertir  y  beneficiarse de la automatización.

Actualizar las máquinas existentes es un punto asequible y manejable para comenzar. Automatizando tan solo una línea de producción, es posible comenzar a recolectar datos e información para identificar dónde se pueden introducir mejoras en el proceso y replicar luego este conocimiento en otras líneas.

Dondequiera que se elija comenzar, es importante tener en claro por qué se quiere implementar más automatización. ¿Es para resolver un problema en particular o para incorporar nueva tecnología? ¿Es un proceso de abajo hacia arriba o de arriba hacia abajo?

Es importante comenzar con una prueba de conceptos, pilotos, proyectos fáciles de entender que se pueden escalar cuando se prueban.

Avanzar hacia una fábrica inteligente se logra mejor cuando toda la organización tiene el conocimiento y la confianza a la hora de implementar los cambios necesarios. En estos casos, aplicar simulaciones con gemelos digitales para modelar cambios en la línea de producción sirve de evidencia que los cambios funcionarán antes de interrumpir la producción.

 

Consideraciones finales

No hay que esperar la construcción de una nueva instalación para implementar automatización y digitalización. Los beneficios de la adopción, en términos de mejoras de proceso, retorno de inversión y capacidad de responder mejor a fluctuaciones del mercado, son más que convincentes.

Sin embargo, hay una serie de más factores para evaluar a la hora de invertir, que incluyen tener una visión y un propósito claros, comunicar esa visión y verificar que la inversión pueda alcanzar los resultados deseados. Al seguir estos pasos, los responsables de la toma de decisiones podrán estar seguros de que su estrategia de automatización ofrecerá todos los beneficios de una fábrica inteligente y brindará a la empresa una ventaja competitiva.

 

Preparado en base a una presentación de Andy Macpherson, de Festo.

Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2022 20:50
© 2018 Editorial Control. Desarrollado por Estudio Pionero.